Acciones físicas, opciones, CFD y su diferencia

Probablemente, el público en general entienda mejor el comercio de acciones desde el punto de vista teórico. Comprar barato y vender caro, eso lo entiende casi todo el mundo. Después de eso, un número considerablemente menor de personas sabe que se puede operar con otros instrumentos, como materias primas y pares de divisas, o de formas más interesantes, como CFD, opciones y otros.
En este artículo explicaremos las diferencias entre ellos y los describiremos con más detalle.

Un contrato por diferencias (CFD) es un contrato entre dos partes, un «comprador» y un «vendedor», que ordena al vendedor pagar al comprador la diferencia entre el valor actual del activo y su valor en el momento de celebrar el contrato. Si esta diferencia es negativa, el comprador paga al vendedor en su lugar. Los CFD son derivados financieros que permiten a los inversores beneficiarse de un aumento (posición larga) o una disminución (posición corta) de los precios de los instrumentos financieros subyacentes y suelen utilizarse para especular con dichos precios.
Se trata de un derivado, lo que significa que el precio del CFD se deriva de un determinado activo subyacente. Los derivados son instrumentos altamente especulativos que permiten obtener grandes beneficios con una pequeña inversión de capital, pero también están asociados a un alto nivel de riesgo y pueden provocar grandes pérdidas. Por lo tanto, sólo los operadores experimentados deberían operar con ellos.
Sin embargo, las operaciones con CFD también implican grandes riesgos para los inversores, ya que el apalancamiento funciona en ambos sentidos. Así, incluso un pequeño cambio en el precio del activo subyacente puede provocar enormes pérdidas, ante las cuales los inversores deben ajustar el tamaño de la posición. El precio de mercado de los CFD puede diferir de los precios reales en bolsa.

Diferencia entre acciones CFD y acciones físicas
La mayor diferencia es el hecho de que, a diferencia de las acciones físicas, usted no se convierte en su propietario cuando negocia con acciones CFD.
Ahora veamos otra de las diferencias entre CFDs y acciones físicas.
Aunque usted es el propietario de una acción física, no tiene apalancamiento financiero, lo contrario ocurre con una acción CFD.
Una acción física puede ser una inversión a largo plazo, un CFD de acciones no lo es.
Además, con las acciones CFD, usted puede ganar con la caída del precio, pero no con las acciones físicas, y no tiene comisiones de canje para las acciones físicas, pero con las acciones CFD, sí.
Cada tipo de acción tiene sus ventajas, de ti depende la estrategia o preferencia que tengas.

Qué son las opciones
Una opción es un contrato entre el vendedor y el comprador, que da al comprador el derecho (pero no le obliga) a vender o comprar al vendedor un activo específico (el llamado activo subyacente) a un precio específico, ya sea en un momento determinado (opción europea) o en cualquier momento hasta la fecha de vencimiento del contrato ( opción americana).
Una opción puede ser una opción de compra o de venta, es decir, el derecho a comprar o a vender.
Similares a los CFD, las opciones son otro instrumento financiero del grupo de los derivados, pero funcionan según un principio diametralmente distinto. Se trata de un contrato entre un vendedor y un comprador que permite al comprador comprar o vender un determinado activo a un precio acordado previamente durante un periodo acordado previamente. En cierto modo, las opciones son muy similares a los contratos de futuros con una diferencia significativa: el propietario de la opción no está obligado a comprar/vender la opción y puede retirarse de ella si no le resulta beneficiosa.
Un factor importante aquí es la diferencia entre pérdida y beneficio. Como demandante, puede perder como máximo la prima de la opción pagada al principio, pero su beneficio puede crecer teóricamente de forma indefinida. Mientras que el vendedor lo tiene exactamente al revés. Su beneficio máximo es la prima de la opción, mientras que la pérdida puede crecer y crecer.

Más artículos